CANTABRIA

Etapa 1. El Haya de Ontón-Castro urdiales (21Km)

Esta es la primera etapa del Camino del Norte por Cantabria

Esta etapa pasa por: Baltezana, Otañes, Santullán y Sámano.

La ruta es cómoda, con todos los servicios de restauración, fuentes, áreas de descanso y sin grandes desniveles.

Destacamos un miliario romano que señala la distancia entre Pisoraca (Herrera de Pisuerga) y Flavióbriga (Castro-Urdiales) en la plaza de Otañes, la vía verde Castro-Traslaviña de 11 kms y que es un bonito paseo por el trazado de las antiguas vías del tren, con áreas de descanso, sombras y fuentes.

Por último la bella Casto- Urdiales. Una vez llegados al Toki Eder, palacio observatorio de principios de siglo XX, elegimos si continuar por el paseo marítimo o por el trazado oficial, es decir, las antiguas casas de pescadores, estrechas en fachada y profundas, construídas así porque los impuestos se pagaban por ventanas. Hoy es zona de vinos y tapas. Castro es una Villa con edificios reseñables, muchos de aires modernistas, y otros con empaque del Medievo, como son la Iglesia de Santa María, el Castillo-faro y la Ermita de Santa Ana.

La Iglesia de Santa María, parece una Catedral y es uno de los pocos ejemplos de Gótico Normando en Cantabria (más adornado al estilo de la Catedrales Castellanas en alabanza a Dios-Amor Padre que nos une y opuesto en aires al de Santo Toribio de Liébana, austero (Cisterciense) que invita al recogimiento en el Dios-Amor que nos habita.

 

Etapa 2. Castro Urdiales-Guriezo (12.9km)

Es una etapa corta. Algo que agradecemos, teniendo en cuenta que merece la pena dedicar un tiempo a visitar la Iglesia Gótica de Santa María, ya que es más bonita, si cabe, por dentro que por fuera. Tras la visita tenemos la alternativa de irnos directamente a Liendo o incluso, para los más entrenados, llegar hasta Laredo. Si dormimos en Guriezo, podemos evitar la subida a Nocina y seguir por la carretera general, no sin mucha precaución ya que hay mucho tráfico.

Hoy, en 13 kilómetros, pasaremos por las localidades de Allendelagua, Cérdigo, Islares y Nocina.

El bonito tramo que va del cementerio de Cérdigo e Islares trascurre primero entre encinas para pasar a los acantilados. Quedan restos de un Hospital de Peregrinos. Los tres kilómetros restantes vamos por una carretera con tráfico pero con unas preciosas vistas del mar Cantábrico.

Etapa 3. Guriezo-Laredo-Colindres (23.1kms-27.8Kms)

Esta Etapa va desde Guriezo hasta Laredo. A partir de Laredo, si hay lancha podemos continuar por la playa y abordar la cuarta etapa Laredo-Güemes por Santoña.

No obstante, si no hay lancha, normalmente desde principios de Diciembre hasta Semana Santa, podemos optar por ir hasta Colindres . Y desde allí comenzar la Cuarta Etapa.

En cualquiera de los dos casos, para llegar a Liendo pasamos por Rioseco, Tresagua, Lugarejos, Iseca Nueva, Sopeña, y de camino a Laredo por Iseca Vieja, Las Cárcobas y Valverde.

Lo más destacable de la etapa es el paseo por el monte antes de divisar el valle de Liendo, la maravillosa estampa en torno a la playa de San Julian entre Liendo y Laredo y, esta última, con sus piedras recuerdo de la historia medieval y moderna de la Villa.

Destacan dos ejemplos de Iglesia de Planta Salón o Columnarias, que son la de Rioseco en enclave precioso y la de Liendo, justo antes de llegar al albergue. Estas iglesias tienen estas características comunes: portada retablo de entrada, columnas que llegan hasta las nervaduras de las crucerías de las bóvedas de igual altura, dejando diáfanas tres naves. Se construyen en municipios costeros orientales de Cantabria desde principios del XVI, en el Renacimiento y el Barroco y se extienden por España.

Entramos a la puebla Vieja de Laredo, por donde siempre lo hicieron peregrinos y comerciantes, la Puerta de San Martín, una de las tres que conserva la Villa. A pocos metros La Iglesia de Santa María de la Asunción, joya del Gótico Cántabro temprano, con añadidos posteriores.

Destacan así mismo en Laredo, las casas de los nobles de la villa con sus escudos de armas Barrocos y el edificio del Ayuntamiento del XVI, con la figura de Carlos V a la entrada en recuerdo de su entrada en España por el puerto de Castro, antes de ser coronado Rey de España.

Etapa 4. Laredo-Güemes

Etapa marítima (36.3Kms)

La Cuarta Etapa del Camino del Norte parte de Laredo y finaliza en Güemes. Ahora bien, como explicamos al final de la etapa anterior, hay tres opciones de inicio de etapa en función de donde finalizamos el día anterior.

PRIMERA OPCIÓN: si nos quedamos en Colindres: ver Camino del Norte Etapa 4. Laredo – Güemes (terrestre).

SEGUNDA OPCIÓN: si finalizamos en Laredo y no hay lancha para cruzar a Santoña ver Camino del Norte Etapa 4. Laredo – Güemes (terrestre).

TERCERA OPCIÓN: si nos quedamos en Laredo y hay lancha para cruzar a Santoña, ¡¡¡comenzamos!!!

Las localidades que acompañan nuestros pasos hoy son: Santoña, Argoños, Helgueras, Noja, Soano, Isla, Bareyo, Meruelo y Güemes.

Desde Laredo, llegamos al edificio del ayuntamiento del siglo XVI y después nos animamos a pasear por la playa de la Salvé de más de 4 km, para coger la lancha a Santoña.

Santoña a los pies del Monte Buciero, con su marisma, y una parada obligatoria en la Iglesia del XIII de Santa María del Puerto, con trazas de transición al gótico y lo que queda de unos de los monasterios con más influencia de la Edad Media en Cantabria. Nos dirigimos hasta la playa de Berria y atajamos atravesando el Brusco, la belleza casi arquitectónica de las rocas en la playa de Tregandín que nos lleva a Noja. Llegar a Noja por Helgueras es para los puristas, la opción ideal.

Noja, con construcciones de valor y todos los servicios, precede a Soano donde merece la pena el paseo junto al Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel. Tendremos una panorámica preciosa, de este enclave, más adelante, desde el lugar donde se encuentra la Iglesia de Isla, con su antiguo Hospital de peregrinos.

Al llegar a Bareyo, nos detenemos a descansar al pie de la iglesia, joya del arte románico en Cantabria.

 

Etapa terrestre (44.8kms)

Desde Laredo hasta Argoños, que es el tramo de Tierra que hemos de andar si no tomamos la lancha a Santoña y que por tanto no hemos descrito. Lo hacemos ahora:

Las localidades por las que pasamos son las que rodean parte del Parque Natural de las Marismas de Santoña, Vicoria y Joel: Colindres, Treto, Cicero, Gama y Escalante.

Lo que mayormente diferencia este tramo del terrestre es el valor cultural del mismo, ya que encontraremos a tu camino diversas Casonas Palacio de época barroca con portalada, capilla, escudo y torre adosada a la vivienda y las monumentales iglesias con retablos barrocos de los talleres que aquí trabajaron para el resto de la geografía española. Destacado también el antiguo Puente de Treto obra uno de los exponentes de la arquitectura del hierro del XIX y diseñado por el mismo Eiffel.

 

Etapa 5. Güemes-Santander (18kms)

Etapa corta que nos da la posibilidad de conocer más a fondo la capital de Cantabria. Es interesante ver el Cantábrico que nos acompaña en todo el recorrido, por dentro, en el Museo Marítimo del Cantábrico, con sus acuarios y sus secciones dedicadas a la etnografía historia y biología marina.

Tenemos la alternativa de evitar la recta Galizano- Somo metiéndonos por una senda junto a la costa. Los peregrinos que queremos orar en templo o amantes del arte, debemos desviarnos para entrar en la Iglesia de Galizano o la de Nuestra señora de Latas, ambas construcciones barrocas dignas de mención.

Localidades de esta etapa son: Galizano, Somo, Pedreña y Santander.

Desde Güemes a Santander bajamos hasta la carretera que va a Galizano y encontramos una alternativa al Trazado Oficial para hacer la senda de la costa. El camino de Santiago discurre por la carretera general, por el carril bici. Al llegar a Somo, cogemos la Lancha al centro de la ciudad. Este paseo en Lancha por la bahía de Santander no nos deja indiferentes, ya que desde la península de la Magdalena hasta Pedreña divisamos todo el centro de Santander y el Paseo de Reina Victoria. Caminamos por los Jardines de Pereda y desde detrás del edificio de correos llegamos a la Catedral, bajo ella la Iglesia del Cristo donde obtenemos las credenciales, tanto del Camino de Santiago como del Camino Lebaniego.

 

Etapa 6. Santander-Santillana del Mar (40.6Kms)

Es una etapa muy larga que se puede dividir. Ideal para hacer en bici si no la has acortado tirando hasta Bezana el día anterior.

Las localidades por las que pasamos desde Santander hasta Santillana del Mar, son: Peñacastillo, Santa Cruz de Bezana, Puente Arce, Requejada , Barreda y Queveda.

Desde el punto de vista cultural, lo más destacable, el puente del XVI de Arce y Santillana del Mar un museo medieval en sí mismo.

Partimos del centro de Santander, hacia la derecha el edificio Ayuntamiento o antiguo convento San Francisco, después caminamos por todo el centro de la ciudad en calles peatonales como la calle Burgos y la preciosa Alameda.

En Puente Arce; al pie del río puedes descansar o bien entrar a uno de los bares y tomarte un tentempié. Las tuberías de Solvay, nos conducen a Requejada, con albergue. Después un paseo por Barreda y Camplengo hasta a Santillana del Mar, ya nos transporta entre piedras a otras épocas. Lo primero, de frente, el lateral de la Colegiata, máximo exponente del Románico en Cantabria y a la derecha el palacio de Velarde. Otros edificios destacados son: Las Torres de Merino y de Don Borja, las Casas del Águila y La Parra, el Palacio y la Torre de Velarde, la Casa de Leonor de la Vega, los Palacios de Barreda, Tagle y Villa y un largo etcétera.

 

Etapa 7. Santillana del Mar-Comillas (24.6Kms)

Esta es una etapa bellísima que al igual que la anterior se puede dividir en dos. Una parte hasta Cóbreces  y otra hasta Comillas. La razón por la que hacemos esta recomendación es por la importancia de ambos Conjuntos Históricos. Así tendríamos tiempo para quedarnos más tiempo y disfrutar de ellos en su totalidad.

Santillana del Mar es un museo en sí misma. Contamos con edificios de todas las épocas históricas desde la Edad Media y además, a pocos kilómetros, están las universalmente conocidas Cuevas de Altamira, Capilla Sixtina del Cuaternario.

Para llegar a Comillas, pasamos por: Arroyo, Oreña, Caborredondo, San Martín de Cigüenza, Cóbreces, Trasierra, Liandres, La Iglesia y Concha.

Los imprescindibles de esta etapa, son el paisaje per sí, San Martín de Cigüenza con su Magnífica Iglesia del XVI de estilo Herreriano, Cobreces con dos Templos igualmente reseñables, la playa de Luaña la cual atravesamos, el Monasterio de las Carmelitas Descalzas donde podemos participar de los oficios y con suerte de alojamiento y las hileras de Casonas de Concha.

Comillas, también llamada “La Villa de los Arzobispos”, pues entre los siglos XVII Y XVIII, nacen de aquí cinco prelados, destaca por la calidad y cantidad de obras de finales del XIX.

Las relaciones que los primeros Marqueses de Comillas Don Antonio López y López y su hijo Claudio López Bru con el Modernismo Catalán se hace patente en las piedras de esta señorial Villa. Ejemplos notables son el Palacio de Sobrellano (1881-1990) y la Capilla del Panteón (1881), el Capricho de Gaudí (1883), el Santo Hospital (1888), La fuente de los tres Caños (1899), el Monumento al Marqués (1890), y la Universidad Pontificia. Trabajan en ellos Joan Martorell, Cristóbal Cascante y Colom, Luis Domenech i Montaner y Antoni Gaudí.

Etapa 8. Comillas-San Vicente (12.2Kms)

Desde Comillas a San Vicente de la Barquera, lo más destacable son las dos Villas y el paisaje junto al Mar Cantábrico, que las une.

Rubárcena, La Rabia, Guerra, Rupuente y La Braña es la ruta a seguir en esta etapa.

Como apuntábamos en el fin de etapa anterior, Comillas es una clase práctica de lo que el Modernismo aporta al Arte Universal y la dejamos atrás a favor del Parque Natural de Oyambre y playas de ensueño.

Entre una Villa y otra, caminamos casi todo el tiempo junto al mar Cantábrico, bien por el andadero, o bien bajamos a la playa como hacen muchos peregrinos.

Se comienzan a divisar en San Vicente los majestuosos Montes Vindios romanos, es decir los Picos de Europa, al abrigo de los cuales está un final de peregrinación: Santo Toribio de Liébana y el Lignun Crucis. Este Monasterio es un trampolín al Camino Francés si se desea continuar hasta Santiago de Compostela por la Ruta Vadiniense que va desde Santo Toribio hasta Mansilla de Las Mulas en León pasando por Fuente Dé, Pandetrave y Riaño.

Volviendo al Camino del Norte, el Puente de la Maza nos da la Bienvenida a San Vicente de la Barquera que al igual que, sus Hermanas Villas de la Costa (Castro, Laredo y Santander por las que previamente hemos pasado), por medio del fuero de Alfonso VIII en torno al 1200 d.c., fue dotada de Castillo, Iglesia y Murallas además de otros privilegios. San Vicente conserva la Iglesia y el Castillo intactos y ambos son visitables.

Etapa 9.San Vicente-Unquera (16.4Kms)

Desde San Vicente de la Barquera hasta Unquera, nos podemos desviar en Muñorodero si queremos, para hacer el Camino Lebaniego, bien como fin de peregrinación en Santo Toribio o bien como pasarela al Camino Francés, a través de la Ruta Vadiniense que va desde Fuente Dé hasta Mansilla de la Mulas en León.

De nuevo, siguiendo por el Camino del Norte, desde el punto de vista paisajístico hemos de reconocer que antes de llegar a La Acebosa, no podemos resistirnos a mirar a cada instante hacia atrás y contemplar la Villa de San Vicente inmersa en su ría. No menos impresionantes son los Majestuosos Picos de Europa, en los cuales nos adentraremos en pocos días. Se mire hacia donde se mire, hacia delante o hacia atrás, lo que nos rodea es espectacular.

En esta etapa pasamos por La Acebosa, Hortigal, Estrada, Serdio y Pesués.

Lo más monumental de la etapa a parte del propio San Vicente de la Barquera, con Iglesia, Castillo resto de Muralla, Casonas y Puente Medieval, la Torre de Estrada y la de Cabanzón son los recuerdos patentes que la Edad Media ha dejado a nuestro paso.

Un vez que llegamos a Unquera, aunque no por la ruta oficial, aún estamos a tiempo de ir por el Desfiladero de la Hermida, hasta Liébana en bus. Para ir andando a Santo Toribio es más seguro el Camino Lebaniego ya que está muy bien señalizado, no hay apenas tráfico y hay albergues.

Si no, nos hemos desviado hacia Liébana, en la siguiente etapa nos adentramos ya en Asturias. Desde Unquera hasta Llanes, nos esperan 25 kms, aunque a menos distancia hay albergue en Colombres a 2 kms y en Buelna a 5 kms.